Yvonne Avendaño, coordinadora de Gastronomía del Centro Nacional de Investigaciones Turísticas (Cenintur) del Cuhelav Universidad

La UNEY reivindica los sabores locales como opción para servidores turísticos


En foro “La gastronomía como expresión cultural de los pueblos”
El Foro “La gastronomía como expresión cultural de los pueblos” convocó a docentes, estudiantes y prestadores de servicios turísticos de la región

El Foro “La gastronomía como expresión cultural de los pueblos” convocó a docentes, estudiantes y prestadores de servicios turísticos de la región

(Prensa UNEY).- Los sabores propios de una comunidad pueden ser una opción para que los servidores turísticos muestren las especificidades de su patrimonio gastronómico, reivindicando las particularidades de cada pueblo, de acuerdo con lo planteado por docentes y estudiantes durante el Foro “La gastronomía como expresión cultural de los pueblos”, realizada por el Centro de Estudios para la Hospitalidad y el Turismo (Cehotur), de la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (UNEY).

Efectuado en el marco de la celebración del aniversario de esta de estudios, el foro convocó a la profesora Yvonne Avendaño, coordinadora de Gastronomía del Centro Nacional de Investigaciones Turísticas (Cenintur) del Colegio Universitario Hotel Escuela de Los Andes Venezolanos (Cuhelav), y al profesor Luis Gallardo, docente e investigador del Programa Nacional de Formación en Turismo (PNFT) de la UNEY, y director operativo del Gabinete de Cultura del estado Yaracuy.

Yvonne Avendaño, coordinadora de Gastronomía del Centro Nacional de Investigaciones Turísticas (Cenintur) del Cuhelav

Yvonne Avendaño, coordinadora de Gastronomía del Centro Nacional de Investigaciones Turísticas (Cenintur) del Cuhelav

Avendaño, oriunda de la región andina del país, presentó parte de un trabajo de investigación que ha venido desarrollando durante los últimos dos años, para el rescate de rubros ancestrales en el patrimonio gastronómico merideño. Hizo mención a algunos de los sabores que suelen identificar al merideño, como la trucha, los pastelitos, la arepa de trigo, la pisca, los dulces abrillantados, la chicha andina, el miche, para luego fijar la atención en algunos tubérculos y plantas, no tan familiares pero conocidos desde la época precolombina, y que pueden constituir una rica fuentes de nutrientes para la dieta del merideño.

Se refirió específicamente a las mashuas, cuibas, rubas, ollucos, y al saní, que podría ser considerado como una especie de curry del páramo andino, que se elabora con la semilla tostada de la planta de nabo y es parecida a la mostaza. La docente llevó una muestra de los tubérculos crudos, además de preparar, junto a estudiantes del PNFT de la UNEY, una degustación que permitió a los presentes conocer los diversos sabores, colores y texturas.

Avendaño hizo un llamado a los asistentes a identificarse con los ingredientes y los sabores originarios de nuestros pueblos, a adentrarse en las cocinas locales, indagar sobre los productos de la zona, conocer cómo se preparan los diversos platos en las casas de familia, proyectar amor por el patrimonio gastronómico, revalorizar lo propio y transmitir ese conocimiento y esa pasión a las nuevas generaciones.

Sabores yaracuyanos

Con la ponencia “Cultura, historia y gastronomía”, el profesor Luis Gallardo se adentró en la cocina yaracuyana para mostrar su origen mestizo, en un breve recorrido por los antiguos procesos de producción agrícola y de consumo de los pueblos indígenas acentuados en el territorio que hoy corresponde a Venezuela.

“Somos de maíz, pero también somos de caraota”, comentó el docente de la unidad curricular Patrimonio, turismo e identidad. Se refirió al proceso de producción y consumo de oleaginosas en Venezuela, que es muy rico, y que en Yaracuy también se manifiesta en las hallacas de quinchoncho yaracuyanas, las cuales se preparan desde Guama hasta la zona más occidental del estado.

Se refirió a la arepa, así como a platos yaracuyanos como los bollos pelones sanfelipeños, la panza nirgüeña, el churruchuchú, el sacuso, entre otros que constituyen elementos identitarios importantes. “Hoy día están un poco desaparecidos de nuestro imaginario colectivo, pero han estado presentes en la gastronomía yaracuyana”, comentó.

Luis Gallardo, docente e investigador del PNF en Turismo de la UNEY y director operativo del Gabinete de Cultura de Yaracuy

Luis Gallardo, docente e investigador del PNF en Turismo de la UNEY y director operativo del Gabinete de Cultura de Yaracuy

En opinión de Gallardo, la difusión de este conocimiento es sumamente importante, porque permite definir y generar la nueva geometría necesaria para que la gastronomía yaracuyana sea reconocida. “Pero ese proceso debemos hacerlo desde el reconocimiento propio: debemos empezar por nosotros mismos, conocer y valorar lo que tenemos, de manera que se vuelva a instalar en nuestro imaginario, y podamos ofertar a los visitantes y turistas esa gastronomía nuestra, que es muy sencilla, pero además es muy rica y hermosa y no se deslinda de nuestra realidad cotidiana”.

El foro culminó con la degustación de una versión del churruchuchú, o dulce de plátano con queso, elaborada y finamente servida por estudiantes del PNFT. A propósito, la coordinadora del Cehotur, Maryely Martín, mencionó la importancia de la articulación con el PNFT, así como con el Gabinete de Cultura del estado y el Cuhelav, para el compartir de saberes y experiencias que vienen a complementar la formación de los estudiantes y a hacer aportes significativos a los prestadores de servicios turísticos de la región.

Print Friendly, PDF & Email