foto-03 Universidad

“El cronista actual debe escribir la historia contemporánea porque esa es la historia del futuro”


Afirmó el presidente de la Relac en la UNEY
Esta ponencia evidenció la necesaria presencia del cronista en las instituciones para cultivar y fomentar valores de identidad y pertenencia

Esta ponencia evidenció la necesaria presencia del cronista en las instituciones para cultivar y fomentar valores de identidad y pertenencia

(Prensa UNEY – Luis Loyo).- Esta afirmación formó parte de las palabras compartidas por el presidente de la Red Latinoamericana de Cronistas (Relac), Uziel Gutiérrez de la Isla, durante la ponencia: “Importancia de la crónica en la memoria histórica de las instituciones”, la cual se llevó a cabo en la Universidad Nacional Experimental del Yaracuy (UNEY) dentro de su agenda de visita a Yaracuy.

El desarrollo de su intervención estuvo centrado en el tema del ser y el quehacer del cronista como parte del proceso de construcción de la memoria histórica y la identidad dentro de las instituciones. A la actividad acudieron principalmente docentes, estudiantes, historiadores, egresados del Diplomado para la Formación de Cronistas “Gilberto Antolínez” y personal de la UNEY.

foto-02Gutiérrez de la Isla ha sido autor del modelo académico de la memoria histórica y cuenta con diversos nombramientos universitarios. Su trayectoria le ha permitido ser profesor invitado en universidades de Puerto Rico, Cuba, Nicaragua, Chile y Venezuela, además fue el primer cronista de la UAZ y actualmente es profesor titular de esa institución, compartiendo su labor como promotor y presidente de la Relac.

Valores e identidad

Sobre la función del cronista institucional, dijo “el desarrollo de una memoria histórica es útil hasta para ejercer con buena calidad un puesto administrativo, puede inclusive ayudar a construir una crónica a través de un contexto, dependiendo del oficio y la institución, lo que servirá para hacer un aporte cultural a la sociedad y promover valores de identificación”.

foto-03Resaltó que el cronista debe valerse de diarios, agendas, efemérides, archivos, evidencias documentales y audiovisuales como audio, videos, fotografías, invitaciones, ponencias, listados de asistencias, libros, revistas, entre otros; para poder constituir la memoria histórica de la institución u organismo en donde se esté desempeñando.

“Las instituciones educativas son las instancias garantes para que la cultura de la memoria histórica se difunda a todos los niveles, iniciando por la población interna y de ahí como un faro luminoso y modelo educativo a toda la sociedad”, aseveró Gutiérrez de la Isla.

foto-04

 

Print Friendly, PDF & Email